María Eugenia Godoy, profesora y pequeña agricultora: “El amor por la tierra y por todo lo que nos heredaron nuestros padres, nuestros abuelos es lo que vale y debe primar”


 

Enfocada en mantener la actividad agrícola en la zona, la docente, junto a su hermana que también es educadora, hace varios años realizan distintas labores en su campo, que desde hace cien años ha trabajado su familia.

Por: Karina Silva

La hijuela La Palma, ubicada en plena carretera de Vallenar, camino a la costa, ha sido parte de la historia familiar de María Eugenia Godoy, una profesora que hoy combina sus labores directivas en un colegio de su comuna con la agricultura, una actividad que, según relata, sus padres y abuelos dedicaron tiempo y cariño durante toda su vida.

Es en este afán de preservar la producción y las tradiciones ancestrales, como pequeña agricultora buscó apoyo técnico para presentar su proyecto que consistía en la construcción de un embalse de regulación corta, instalación de sistema de riego por aspersión y generación de energía fotovoltaica, la que resultó bonificada por la Ley de Riego con cerca de $90 millones a través del convenio CNR-GORE Atacama.

“Es primera vez que nos adjudicamos este tipo de proyectos que es para 7 hectáreas de alfalfa, de las cuales ya tenemos cinco desde hace dos años. Para nosotros esta iniciativa es sumamente importante por la situación hídrica que estamos viviendo, y será un buen aporte para seguir adelante y seguir manteniendo la agricultura en la zona. La verdad, éste ha sido más que un doble esfuerzo porque en la agricultura el machismo es muy marcado. Hemos salido adelante porque somos de la zona, con una familia con más de cien años de historia en este sector, y así y todo nos ha costado mucho por ser mujeres. Tendrá que pasar bastante tiempo para tener igualdad”, enfatizó la pequeña agricultora, añorando prontamente materializar su iniciativa, que le facilitará el riego de su predio y hacer un uso más eficiente del agua. 

María Eugenia también se esmera por dar un valor agregado a su cosecha, mediante la elaboración de conservas y mermeladas. “Nosotras como hijas de un pequeño agricultor, poder cosechar y producir frutos que son nuestros, y a eso darle un valor agregado mediante las mermeladas, las conservas, nos permiten mantener esa tradición que traemos desde siempre y que no queremos perder, por lo que siempre estamos a la vanguardia de no dejar pasar este tipo de situaciones en las que podemos aportar con nuestro granito de arena”. 

Además de sembrar, cultivar y elaborar sus productos, también contribuye a conservar sus frutas a través del banco de semillas. “En cuanto a las semillas es una de las cosas en las que nos concentramos. En nuestra agricultura no se usan pesticidas, y promovemos que se usen semillas tradicionales. El amor por la tierra y por todo lo que nos heredaron nuestros padres y abuelos, es lo que vale y debe primar. Nosotros conocemos la importancia de nuestras semillas y sabemos que si queremos avanzar es, justamente, educando a los niños y a la comunidad. Somos dos profesoras que ya no están presentes en las aulas, pero creemos que, educando a los alumnos, ellos a su vez, van a educar a sus padres que no tuvieron la instancia y si así podemos aportar con un grano de arena para mantener la Pequeña Agricultura, es muy importante y significativo para nosotras”.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Lisandro Farías, sobre el Museo del Agua: “Es un lugar de educación ambiental donde se muestra el valor del agua en sus múltiples dimensiones”

De norte a sur: agricultores y agricultoras cuentan cómo han mejorado su calidad de vida gracias a la Ley de Riego y los Programas de la CNR

Nueva tecnología viene a hacer frente a la escasez hídrica: Gel que almacena agua hasta 400 veces su tamaño permite gran reducción en la frecuencia de riego