De norte a sur: agricultores y agricultoras cuentan cómo han mejorado su calidad de vida gracias a la Ley de Riego y los Programas de la CNR

A lo largo de Chile, desde distintas regiones, presidentes de juntas de riego y pequeños productores dan su testimonio de cómo la CNR los ha ayudado a combatir la sequía y mejorar las condiciones de sus cultivos; además de valorar la importancia de la existencia y continuidad de la Ley de Riego.

"La Ley de Riego es lo mejor que hay, porque sin ella no hubiéramos podido construir todas las obras que hoy nos permiten conducir con eficiencia el agua. Tenemos que pagar una parte, pero vale la pena, porque el beneficio es enorme”, afirma Edmundo Aravena, presidente de la Asociación de Canalistas del Embalse Tutuvén de la región del Maule.

 

Según él, hoy los más de 170 regantes de la organización que representa disfrutan de las 30 obras que, aproximadamente, han podido construir gracias a esta Ley y que esperan continúe porque “queda mucho trabajo por hacer, sobre todo por la escasez hídrica, que esta temporada nos tiene con el embalse en apenas 6 millones de metros cúbicos".

 

Luis Bocaz, presidente del canal Compañía de la comuna de San Ignacio, califica la Ley de Riego como un subsidio habitacional para los regantes, porque “sin agua no podemos hacer nada en nuestras tierras”. La Ley, dice, “ha permitido a la agricultura familiar campesina dar un uso más eficiente al agua y mejorar la conductividad del agua con lo que se mejora la producción”.

 

A la izquierda: Humberto Burgos
Desde Los Ángeles, región del Bío-Bío, Humberto Burgos, pequeño agricultor frambuesero, entrega su apreciación al respecto sobre dicha Ley: “Es importante para nosotros los pequeños productores agrícolas porque debido a la escasez hídrica necesitamos el apoyo de la CNR. Es de suma importancia contar con el apoyo de la Ley de Riego también para poder lograr niveles de producción acorde a las grandes empresas agrícolas para poder ser competitivos”.

 

Además, plantea que el rol de la CNR, mediante sus programas y beneficios, ha sido importante para los pequeños agricultores porque “tecnificamos y automatizamos nuestros sistemas de riego, con lo que logramos ser más eficientes con el recurso agua. Nos facilita las labores ya sea la fertirrigación y aplicaciones de fitosanitarios”.

 

Sonia Collado es una pequeña agricultora de 84 años del Canal Pachacama ubicado en el sector de Rabuco de la comuna de Hijuelas, provincia de Quillota. Ella es una de los 42 regantes bonificados a través del concurso 114-2020 de Tecnificación y Obras Civiles, por una obra de entubamiento del Canal Pachacama de la ley de riego del Convenio CNR-GORE Valparaíso, con una inversión de más de $147 millones en ese proyecto que es parte de 8 iniciativas seleccionadas de este concurso que permitió una inversión superior a los $886 millones en total.

 

“Hoy nos encontramos inaugurando nuestro segundo proyecto bonificado a través de la Ley de Riego, que es realmente un sueño hecho realidad para nosotros, con estos 600 metros más de entubamiento del segundo proyecto, hace que no perdamos el agua, permitiéndonos tener más riego, el año pasado en esta época casi no teníamos agua y ahora gracias a estas obras tenemos una cantidad de agua mayor, que nos asegura regar nuestro campo, una gotita más en estos tiempos de escasez de agua es importantísimo, es un sueño hecho realidad, eso es todo lo que puedo decir”, señala.

Mario Yáñez, pequeño agricultor de Pan de Azúcar, comuna de Coquimbo, reconoce que están pasando por una gran sequía y que la obra en el embalse Santa Ana les ha traído un mejoramiento para su diario vivir y el funcionamiento de la agricultura, acompañado también con un sistema de riego tecnificado que es otra de las grandes alternativas que tienen para salvar la pequeña agricultura que aún queda. “Todavía hay muchos proyectos por hacer, hay mucha gente que está retrasada y tienen sistemas de riego más tradicionales y antiguos, y por la necesidad y carencia de agua requieren de estas nuevas obras. Esto mejora a toda la comunidad porque si se nos mejora el sistema de riego, se mejora nuestra producción que llega a todos los consumidores”, dice.

Por su parte, Marisol Villalobos, pequeña agricultora de Freirina, evalúa el rol de la CNR: “Hoy estamos viviendo un tema complejo por la falta de agua, estamos con una mega sequía producto del calentamiento global, especialmente en esta zona, y no tener los canales revestidos significa una pérdida importante de este suministro. Nuestro canal es largo y a nuestro último regante casi nunca le llegaba agua o le llegaba muy poca porque casi toda se filtraba, por eso hoy día tener el canal 100% revestido para todos los usuarios ha sido maravilloso”.

Rubén Cuevas, presidente de la Comunidad de Aguas Canal San Antonio de Naltahua (comuna de Isla de Maipo), región Metropolitana, destaca que a la fecha cuentan con cuatro proyectos de mejoramiento de canal ejecutados con el apoyo de la Ley Nº18.450 y otros 4 presentados en distintas etapas de la postulación.

 “Creo que la CNR está trabajando súper bien, lo mejor que pudo hacer fue haber bajado hacia los pequeños agricultores, sobre todo en este tiempo en que estamos con escasez de agua. Hemos podido entubar el canal en donde era muy difícil realizar las labores de limpieza, cuando había lluvias se desmoronaba el cerro y se rompía el canal, eran partes muy complicadas. Ha sido un avance para los agricultores, porque ya no tenemos que invertir en esas reparaciones cada vez que se nos rompía el canal”, afirma Cuevas.

 “Ahora nosotros tenemos un poco más de un kilómetro y medio del canal revestido, hemos ido por etapas por el porcentaje que tenemos que poner como pequeño agricultor (…) somos alrededor de 200 agricultores que riegan más de 1.300 hectáreas de paltos, limones y nogales, principalmente”, agrega.

Juan Milla Seguel es el presidente de la Comunidad Indígena Juan Bautista Jineo de la comuna de Victoria. Esta comunidad postuló a 2 proyectos de la Ley (10-2020 y 19-2020). En ambos proyectos, aspiraron a sistemas de riego por aspersión con carretes. La recepción de ambos se realizará dentro del primer trimestre del año 2022, ya que sólo están esperando la importación de los carretes.

Actualmente somos 77 socios y hay 32 jóvenes que actualmente están en lista de espera para entrar a la comunidad, es decir, somos más de 100 socios. Independiente de la cantidad, aquí somos familias que en total alcanzamos unas 200 personas que serían las que se van a beneficiar con este riego”, explica.

Se dedican a la agricultura, la ganadería y hortalizas menores. El tema de la ganadería lo quieren fortalecer con este proyecto, ya que quieren considerar una mejor calidad de carne en vacunos y ovinos, lo cual será posible gracias a la mejora en el riego de pradera para mantener una mejor alimentación de sus animales.

“Les digo a los pequeños agricultores que postulen no más, que los beneficios están y que ojalá, la Ley de Riego no se termine y siga por muchos años más”, concluye.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lisandro Farías, sobre el Museo del Agua: “Es un lugar de educación ambiental donde se muestra el valor del agua en sus múltiples dimensiones”

Nueva tecnología viene a hacer frente a la escasez hídrica: Gel que almacena agua hasta 400 veces su tamaño permite gran reducción en la frecuencia de riego