Kilimo: la herramienta digital que busca revolucionar la gestión del riego

 

Posicionada actualmente en Chile y Argentina, esta plataforma tiene como compromiso y finalidad apoyar a usuarios con sistemas de tecnificación -agricultores, productores, agrícolas, entre otros- a lograr altos rendimientos y calidad con menores recursos.

Por: Andrés Rojas

En un escenario de escasez hídrica y cambio climático, la búsqueda de nuevas fuentes de agua, así como la incorporación de nuevas tecnologías orientadas a fortalecer la gestión del riego se hace fundamental.

Es en este contexto que nace Kilimo, una plataforma de gestión de riego que tiene entre sus principales objetivos ser un apoyo para el mundo del agro en la obtención de resultados de rendimiento y calidad. Para Andrea Ramos, country manager en Chile, se trata de una plataforma “simple e intuitiva” que, sin instalaciones ni mantenimiento, permite que cada usuario monitoree sus cultivos desde cualquier lugar y en cualquier momento, en la que “puedes complementar y reafirmar las decisiones de riego”.

Hoy, a siete años de su fundación en Argentina, y luego de 4 temporadas presentes en Chile, Kilimo se posiciona como un apoyo concreto para aumentar la eficiencia en el riego, tanto de cultivos extensivos como cultivos intensivos, sumando miles de hectáreas en países como: México, Uruguay y Estados Unidos.

Luego de probar la aplicación, Andrés Manzur, de la Agrícola Santa Margarita (región de O’Higgins), explica que “fue bastante buena la experiencia, y siempre estuvieron ahí para aclarar dudas, preocupados de cómo nos está funcionando el sistema”.

“Permite llevar un orden de los riegos, usar -de forma- más eficiente el agua, y también donde notamos un cambio muy importante fue en la disminución considerable en la cuenta de luz de las casetas de riego a final de mes”, agregó Manzur.

Mientras, el ingeniero agrónomo Matías Boris, de Elite Walnut Global, asegura que sin esta aplicación “estábamos sobre regando, porque no teníamos un cálculo exacto. Hoy, con las recomendaciones de Kilimo creo que hemos podido afinar en un 40% las decisiones y la rentabilidad del riego”.

Actualmente, Kilimo monitorea más de 44 cultivos diferentes, entre los que destaca el cerezo, palto, cítricos, nogales, vid, y cultivos extensivos como el trigo, maíz, la soja y caña de azúcar.

Desde el país transandino, Andrés Méndez, de Finca Las Pintadas, explica que se decidieron por Kilimo considerando que “se ajusta perfectamente e iba a ser mucho más rápido y sencillo aplicarla”, de acuerdo a sus necesidades.

De igual manera, Exequiel Redondo, de la empresa agroindustrial argentina A.V.A.S.A, enfatiza que “es muy contundente -el resultado-, en este tiempo que llevamos trabajando lo fino que nos hemos podido poner, porque lo hemos llevado a nivel de operación de riego”.

Finalmente, Eduardo Posse, de Dragonback Estate, en Mendoza (Argentina), sostuvo que “tenemos grandes expectativas en lograr una eficiencia muy superior a lo que veníamos obteniendo anteriormente”.

Mejores prácticas en línea

Desde inicios de 2020, analistas de Kilimo junto a más de 70 expertos de la región, y organizaciones como el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Chile, han redactado decenas de informes y dictado 80 sesiones en línea sobre mejores prácticas de riego que pueden encontrarse en la “Academia de Riego”, y son totalmente libres y gratuitas.

En la misma línea, Andrea Ramos invitó a quienes estén interesados “a participar de nuestras muestras gratuitas de sistema, que realizan nuestros ingenieros expertos el último martes de cada mes”.

¿Cómo monitorea el estado hídrico de los cultivos?

Kilimo combina información meteorológica, satelital y de campo para calcular la cantidad de agua que consume un cultivo por día y llevar un balance hídrico ajustado y actualizado de cada sector de riego. Con datos meteorológicos de estaciones climáticas abiertas cercanas al campo, determina evapotranspiración potencial (ETo) de cada sector a regar.

Esta información, se cruza con imágenes de NDVI -Índice de vegetación de diferencia normalizada- de los 5 satélites con los que trabaja, permitiendo establecer un coeficiente de cultivo (Kc) específico para cada sector de riego. Así se determina la evapotranspiración real (ETc) de cada sector y, combinado con las características de suelo, se realizan recomendaciones precisas de cuándo y cuánto regar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lisandro Farías, sobre el Museo del Agua: “Es un lugar de educación ambiental donde se muestra el valor del agua en sus múltiples dimensiones”

De norte a sur: agricultores y agricultoras cuentan cómo han mejorado su calidad de vida gracias a la Ley de Riego y los Programas de la CNR

Nueva tecnología viene a hacer frente a la escasez hídrica: Gel que almacena agua hasta 400 veces su tamaño permite gran reducción en la frecuencia de riego