Historias de Riego

Gumercindo Muñoz y su sistema de riego por aspersión: “el carrete está siendo totalmente eficiente”

Pequeño agricultor de la comuna de Paillaco destaca que la obra bonificada a través de la Ley Nº18.450 le ha permitido incrementar su producción en cerca de un 80% y dar trabajo a cinco personas durante toda la temporada.

Por: Andrés Rojas

En el sector de Pulican, en la comuna de Paillaco, región de Los Ríos, se ubica el predio de Gumercindo Muñoz, un pequeño agricultor que afirma haber sorteado los efectos de la escasez hídrica a base de esfuerzo, sacrificio y trabajo diario.

Casado con Ximena Mansilla y padre de tres hijas, Gumercindo destaca la última bonificación obtenida a través de la Ley Nº18.450 de Fomento al Riego y Drenaje, que le ha permitido incrementar su producción en cerca de un 80%.

Y es que según relata, luego de asistir a una reunión convocada por la Comisión Nacional de Riego (CNR), “hace unos tres años, nació mi idea de postular”.

“Estoy ubicado en el sector de Pulican en el camino viejo a Valdivia. Las exigencias fueron de tener toda la documentación, derechos de agua y todo eso, (porque) la necesidad de agua es tremenda”, cuenta Gumercindo.

Actualmente, destaca que con la obra de riego la situación hídrica ha mejorado: “Ahora en este momento está siendo totalmente eficiente el carrete, porque en ese tiempo era solo un proyecto. El motor es eficiente y me ha servido bastante”.

El proyecto corresponde a un sistema de riego por aspersión través de un carrete de riego, el cual se abastece de una matriz de PVC enterrada, siendo impulsada por una motobomba diésel. En tanto, el agua proviene de las aguas superficiales del rio Collileufu.

De igual forma, el agricultor afirma que “hay que estar constantemente pendiente, pero el carrete es muy eficiente, demora alrededor de 3 horas en consumir el estanque de petróleo y luego hay que volver a cargarlo”.

 

Cultivos y venta en la propia comuna

Respecto a sus cultivos, agrega que “en estos momentos estoy regando papas, maíz y frambuesas; la sequía es tan grande que hay que estar todos los días. Estoy vendiendo para consumo interno de la comuna, y de la región. Los vendo yo mismo.

Consultado por sus inicios en el campo, Gumercindo recuerda que trabaja en la agricultura hace muchos años: “Estuve en la zona central y aprendí harto de riego, y eso me permitió llegar con mis proyectos al sur en un terreno que heredé por parte de mi abuelita. Siempre fueron del campo, toda su vida”.

“Le doy trabajo la temporada completa a cinco personas. He sido un agricultor muy esforzado, antes era sobrevivencia y ahora he logrado mantenerme bien, aunque siempre con mucho esfuerzo. Mis hijos están más grandes, y todos estos proyectos me han ayudado mucho. He trabajado mucho con Indap y se dio la oportunidad de postular a la CNR y a este proyecto. Este año ha sido bueno, sobre todo porque la frambuesa que requiere mucha agua”, finalizó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *