Historias de Riego

Genaro Yucra Gutiérrez, pequeño agricultor de Putre: “Es un orgullo vivir acá y trabajar en estas tierras”

Como representante de la Comunidad de Aguas Canal Cubrimani, destaca el esfuerzo realizado para avanzar en el revestimiento de canales en una comuna de la región de Arica y Parinacota en donde se trabaja y se desarrolla la agricultura a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Por: Andrés Rojas

Al extremo norte del país, en la comuna de Putre, vive Genaro Yucra, pequeño agricultor y representante de la Comunidad de Aguas Canal Cubrimani. En esta zona, donde nació, nos cuenta cómo junto a su comunidad y desafiando la altura y las extremas temperaturas logran desarrollar la agricultura, que es su trabajo y sustento.

Entre alguna de las dificultades de desarrollar la agricultura en esta zona, Genaro nos habla del clima y argumenta que “la naturaleza pucha que nos da duro a veces. Así como en la zona central no hay lluvia, acá a veces nos da duro el frío, hay momentos en que tampoco tenemos muchas precipitaciones”.

“Acá hay dificultades especiales, no es lo mismo que trabajar en un valle. Nosotros estamos al inicio de lo que es la cordillera, a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar. Lamentablemente los climas son demasiado duros y contra eso tenemos que luchar”.

Con todo, expresa sentirse orgulloso del trabajo que a diario realiza y de lo que le ha dado la agricultura. “Yo soy nacido aquí en Putre y es un orgullo para uno vivir acá y trabajar en estas tierras. Acá hay una tranquilidad, no es grande la agricultura, no hablamos de agricultura de grandes cantidades, es una pequeña agricultura y de eso nosotros vivimos”, sostiene.

Putreño orgulloso y hombre de familia, cuenta con satisfacción que “vivo con mi señora, tengo dos hijas, una es ingeniera comercial que trabaja en Arica y la otra está por titularse de agrónoma. Con el esfuerzo de nosotros, explotando la tierra llegaron a estudiar a Arica”.

Por ello, no duda en recalcar que “es un orgullo trabajar acá, en estas alturas no es fácil, pero aun así uno se siente feliz, uno se siente sano trabajando acá. Tampoco me debo quejar por el tema del agua, todavía tenemos agua suficiente como para no quejarnos”.

 

“El fuerte de la explotación es el forraje”

Consultado por la producción local, este pequeño regante destaca que el fuerte de la explotación es forraje y la alfalfa. “Después viene secundario las plantaciones de papas, habas, maíz y también hay orégano por acá, aunque en una menor cantidad que en Socoroma”, explica.

Con entusiasmo, cuenta que “hoy en día estamos comercializando porque se consume mucho forraje en la parte alta, que es la cordillera, para los camélidos y el resto para animales que tenemos acá, que son vacunos y corderos. Las papas, habas, es para el consumo familiar y también está saliendo para Arica, para el comercio.

De igual manera, añade que “una muy buena carta” ha sido incursionar en la producción de flores, las que ya han exportado hacia la región de Antofagasta. “Acá hay mujeres que se dedican a trabajar la agricultura también, somos como 50% mujeres y 50% hombres”, comenta.

A su vez, subraya que “no contamos con tanta plaga como en los valles… acá tenemos una gran ventaja de que nosotros tenemos una producción natural, sin abonos, sin insecticidas, orgánicos como quien dice”.

 

Apoyo del Estado

Como pequeño agricultor y miembro de la Comunidad de Aguas Canal Cubrimani, Genaro agradece “lo que el Estado ha hecho por nosotros”, pero advierte que “todavía se necesitan más recursos”.

“Las inversiones del Estado, a través de la Comisión Nacional de Riego, pucha que nos ha servido bastante porque de verdad que acá a veces llueve menos y más es necesario el aprovechamiento de los recursos hídricos. Lo avanzado en canalización, ahí se nota que el Estado se acuerda de esta gente que vivimos acá con tanto sacrificio, en este extremo de Chile”, valora.

Recientemente la comunidad de aguas que Genaro representa recibió una bonificación de la Ley Nº18.450 que les permitirá continuar con el sueño de revestir un canal que en toda su extensión supera los 5 kilómetros.

Yucra asegura que tanto para él, así como para las cerca de 300 familias de regantes que componen la Comunidad, “son necesarios estos proyectos para nosotros porque es la única forma de sacar más provecho a los recursos hídricos”. En la actualidad el canal Cubrimani, está revestido en un 50% con el apoyo de la Comisión Nacional de Riego. “Eso se ha construido con la CNR, al igual que un conjunto de ramales que también se ha construido con la Comisión”, concluye.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *